EL MUNDO ESTÁ CAMBIANDO Y LAS MARCAS DEBEN CAMBIAR CON ÉL..

Frente a la innovación tecnológica, el fácil alcance a las empresas, la facilidad móvil y rapidez  online, las empresas no pueden continuar con el modelo antiguo de comunicación y sus formas de presentarse frente a una audiencia.

¿POR QUÉ NO PODEMOS COMUNICAR COMO ANTES?

Por que la audiencia está más capacitada y ya no cree en las marcas como lo hacía 20 años atrás. Una sociedad más desconfiada, más viva y dinámica. Donde la información corre a la velocidad de la luz. Si una marca tiene un impacto negativo, esa negatividad se expande instantáneamente por medio del Social Media, en cuestión de minutos. La capacidad de la viralizacion puede ser positiva en algunos casos y en otros no.

Entonces…

¿CÓMO DEBEN ACTUAR LAS MARCAS HOY EN DÍA?

Todo depende de la situación actual en donde se encuentre una empresa.

Lo primordial es siempre estar un paso adelante de cualquier posible escenario o situación y entender que una acción estratégica puede tener un impacto negativo en cierto nicho de audiencia. Es por eso que las marcas deben ser muy cuidadosas a la hora de hablar.

“HÁBLAME DE MI, NO DE TI” EL CLIENTE

Las empresas hoy en día deben presentarse a través de su público.

¿QUE QUIERE DECIR ESTO?

Primero hay que conocer muy bien nuestra audiencia para luego compartir un problema o una solución en común. Los clientes están cansados de que las marcas se presenten como un “yo soy”. Los usuarios buscan un diálogo, cercanía, feedback, buscan acción y compromiso.

“COMPARTIMOS LA MISMA IDEOLOGÍA Y LUCHAMOS CONTRA ELLO” LA EMPRESA

Cada vez más empresas y marcas entienden la necesidad de mutar la manera de comunicar, donde el producto a venderse no es el principal protagonista, sino donde se comunica un concepto, una ideología, una manera de vivir, una personalidad o una lucha por una causa en común. Las empresas deben conocer bien a su audiencia antes de comunicar -una audiencia generalmente masificada que lucha  frente una causa en común.

Nike, por ejemplo, ha lanzado una campaña a favor del feminismo y la revolución de la mujer y ha sido un éxito.  Un comercial donde se presentó un tema delicado en la sociedad, la lucha por la igualdad. Nike logró impactar con un mensaje emotivo y común.

Sin embargo, no todos son casos de éxito, y esto fué lo que paso con Pepsi y su polémico comercial con la modelo Kendall Jenner. En este comercial se intentó conectar con una audiencia activista, diferente, multicultural que lucha por sus derechos; algo muy recurrente de la sociedad de hoy en día.

Desde la empresa no pensaron en las consecuencias. El comercial fue brutalmente criticado por trivializar los movimientos sociales, por ser poco sensibles  y por no entender a la generación millennial. Una publicidad en donde se destino muchísimo dinero y donde las ventas actualmente disminuyeron por ser fatalmente criticado. El comercial duró un día antes de ser retirado de todas las plataformas y de que Pepsi pidiese disculpas. Por ende, hay que ser cuidadoso cuando se comunica un mensaje potente, ya que no siempre puede salir bien.

“SI NO TIENES NADA QUE DECIR, NO TE APURES” LA AUDIENCIA

CONCLUSIONES

Antes de comunicarse frente a una audiencia, un empresa debe conocerla bien y debe entender que la comunicación probablemente pueda afectar también a terceros.

Es por eso que hay que ser cuidadosos con lo que se comunica y no asumir una postura por el solo hecho de tomarla. Sino entender el trasfondo de un asunto. El segundo paso es entender cómo es la marca, quien es, a quien le habla y como lo hace. Tomando las precauciones necesarias para no caer en un caso de fracaso y lograr la fidelidad entre empresa y cliente, porque reconquistar hoy a la audiencia es más difícil de lo que era antes y es un riesgo que no vale la pena correr.